Acido Hialuronico

page2_img1

Ácido Hialurónico

El Ácido Hialurónico es una molécula de azúcar que el cuerpo genera de manera natural y está presente principalmente en la piel. Tiene la capacidad de atraer agua, ayuda a la hidratación, proporciona volumen y estructura la piel. Con él se pueden corregir aquellas arrugas de expresión que tanto nos preocupan y nos dan un aspecto enfado o triste.

Con el paso del tiempo, esta sustancia se degrada y el organismo disminuye su capacidad de producción. Esto produce, entre otras razones, el envejecimiento de la piel y con ello, la aparición de arrugas, flaccidez o pérdida de firmeza.

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo:

• La piel, en la cual crea volumen (sin ácido hialurónico, la piel estaría seca, arrugada...).
• El cuerpo vítreo, donde da forma y volumen a los ojos.
• En los cartílagos, huesos y líquido sinovial, en los que el ácido hialurónico tiene el papel de lubricante, de material de absorción de los golpes y de filtro, entre otras cosas.
• En los vasos sanguíneos.
• En el cordón umbilical, cuya función consiste en permitir que jamás se interrumpa el contacto entre la madre y el feto.

APLICACIÓN DEL ÁCIDO HIALURÓNICO

Antes de iniciar el tratamiento con ácido hialurónico es necesario realizar una limpieza de la zona facial a tratar. A pesar de ser muy poco doloroso, para evitar las molestias se puede previamente aplicar una pomada anestésica o frío local. El ácido hialurónico se deposita en las arrugas mediante pequeñas infiltraciones que inmediatamente rellenan los pliegues de la piel.
Una vez finalizado el tratamiento se puede volver a retomar la actividad normal inmediatamente.

RESULTADOS DEL TRATAMIENTO CON ÁCIDO HIALURÓNICO

Los resultados estéticos de los implantes de relleno con ácido hialurónico son inmediatos, ya que la sustancia inyectada rellena las arrugas. El efecto suele durar unos 9-12 meses en función de la edad, de la zona inyectada, de la calidad de la piel, del estilo de vida…. Por eso se suelen hacer aproximadamente una vez al año.

USOS ESTÉTICOS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico fue descubierto en el año 1934, aunque su uso en la cosmética, por el que se hizo popular, no comenzó hasta mitad de los años 90. La aplicación de ácido hialurónico en los tratamientos de belleza y estéticos se debe a que su principal propiedad es la de aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.
Las arrugas y la flaccidez de la piel asociadas al paso de los años vienen determinadas en gran medida por la pérdida de hidratación, por la reducción del ácido hialurónico presente en nuestra piel y por la disminución de la capacidad de nuestro organismo para reponerlo.
En medicina estética, esta sustancia se inyecta en función de las necesidades de cada paciente para corregir los signos del envejecimiento. Las zonas más comunes en las que se aplica son:
• Contorno y comisura de los labios.
• Volumen labial y facial (pómulos).
• Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
• Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).
• Arrugas perioculares externas (patas de gallo).
• Tensado facial.