Carboxiterapia

page2_img1

Carboxiterapia

Es un tratamiento no quirúrgico en el que se usa terapéuticamente el anhídrido carbónico (CO2) por vía percutánea, subcutánea o intradérmica

Se aplica para mejorar la microcirculación sanguínea en caso de úlceras vasculares, para reducir los tejidos grasos (mediante la ruptura de la membrana de la célula grasa) y para rejuvenecimiento cutáneo. En este último caso, se consigue una oxigenación que mejora notablemente la elasticidad de la piel. También se utiliza como complemento de la lipoescultura.

La terapia consiste en microinyecciones de CO2 médico en la zona a tratar, mediante una finísima aguja conectada a un aparato que regula la velocidad del flujo, el tiempo de infusión y la dosis. Este gas no representa ningún peligro, puesto que es el mismo que expulsa nuestro cuerpo a través de la respiración. Los tratamientos corporales suelen ser de unas 20 sesiones, que se suelen realizar dos veces a la semana. Los tratamientos faciales se suministran una vez a la semana. Cada sesión requiere unos 20 minutos y el paciente puede reanudar sus actividades habituales inmediatamente.

¿QUÉ ES EL DIÓXIDO DE CARBONO (CO2)?

El dióxido de carbono es un gas que está presente naturalmente en nuestro cuerpo en todo momento y es esencial para los procesos vitales de los animales y las plantas. Con cada respiración, inhalamos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono. Todas nuestras células absorben el oxígeno que respiramos y lo queman para producir energía para hacer su trabajo, entonces emiten dióxido de carbono como producto residual.

¿CÓMO FUNCIONA LA CARBOXITERAPIA?

Mediante la inyección de una pequeña cantidad de gas dióxido de carbono, se provoca una reacción en la zona tratada que aumenta el aporte de flujo sanguíneo (vasodilatación) oxigenando la zona y retirando el exceso de CO2 acumulado para su eliminación con la siguiente exhalación.

¿QUÉ ÁREAS DEL CUERPO PUEDEN SER TRATADAS CON CARBOXITERAPIA?

Se puede utilizar para tratar los párpados, la cara, el cuello, los brazos, el estómago, las nalgas y las piernas.

¿QUÉ OTROS BENEFICIOS SE PRODUCEN A PARTIR DE LA CARBOXITERAPIA?

Además de aumentar el flujo de sangre oxigenada a la región inyectada, la Carboxiterapia también aumenta la formación de colágeno en la piel, dándole un aspecto más terso y juvenil.

¿ES DOLOROSO EL TRATAMIENTO?

La Carboxiterapia no duele. El paciente puede notar un ligero escozor en la zona tratada por el pinchazo de la micro-aguja, así como un pequeño enrojecimiento que remite en unos minutos. También podría apreciarse algún leve hematoma en el punto de punción, que desaparecerá transcurridos unos días.

¿CUÁNTOS TRATAMIENTOS SE NECESITAN?

Esto dependerá del nivel de deterioro que muestre la piel en cada tratamiento. El número ideal de sesiones está entre 10 y 20 con un intervalo de tiempo de 3 días entre cada sesión.

¿HAY EFECTOS SECUNDARIOS ASOCIADOS CON LA CARBOXITERAPIA?

El único efecto secundario posible de la carboxiterapia sería la aparición de un leve hematoma en el sitio de inyección.

¿HAY RIESGOS ASOCIADOS CON LA CARBOXITERAPIA?

No existen riesgos conocidos asociados con carboxiterapia. La inyección de dióxido de carbono se ha utilizado con seguridad durante años para facilitar las cirugías endoscópicas del abdomen. El dióxido de carbono también se inyecta directamente en el torrente sanguíneo por cardiólogos invasivos para ciertos procedimientos de diagnóstico y terapéuticos, siendo eliminado por las vías respiratorias.

¿CUÁNTO DURA UNA SESIÓN DE TRATAMIENTO?

El tratamiento de carboxiterapia dura aproximadamente de quince a treinta minutos de promedio.

CARBOXITERAPIA: EFECTOS SECUNDARIOS Y RIESGOS

El dióxido de carbono es un componente natural de nuestro propio ser. No existen riesgos conocidos asociados con la carboxiterapia. La inyección de dióxido de carbono se ha utilizado con seguridad durante años para facilitar las cirugías endoscópicas del abdomen.
El dióxido de carbono es un gas no embólico, el cual está comprobado que no es tóxico, inclusive en dosis altas y que tiene mínimos riesgos y efectos secundarios. Es hemosoluble, veinte veces más soluble que el oxigeno. Presenta una alta difusión alrededor del sitio de la inyección, entre diez y veinte centímetros y requiere muchas menos inyecciones que la Mesoterapia. Algunos pacientes manifiestan una sensación de hormigueo frío o caliente. Otros pueden sentir algo de pesadez o malestar en la zona que puede durar quince minutos o menos. En algunas ocasiones se pueden presentar pequeños hematomas que se resuelven espontáneamente.
Más información sobre la Carboxiterapia

Sobre el tiempo que pueden durar los resultados obtenidos de la Carboxiterapia se puede afirmar que depende de varios factores. Por ejemplo, una vez que se haya logrado la meta deseada en cuanto a reducción de estrías y cicatrices, los resultados deberían ser permanentes, a menos que se hayan generado nuevas cicatrices o estrías durante el tratamiento. En el caso de la celulitis, la flacidez y la reducción de los depósitos de grasa, la actitud del paciente será el factor más importante. En caso de que se comprometa a seguir un programa de ejercicios y una dieta sana los resultados podrían durar por años, pero si por el contrario la alimentación no es buena y se lleva un estilo de vida sedentario, el problema volvería en poco tiempo. Algunos pacientes requieren de sesiones de retoque, si se observa alguna decoloración del área tratada no se debe dudar en asistir al especialista, la intervención temprana es la clave.

Por lo general, son necesarias de dieciséis a veinte sesiones de tratamiento de Carboxiterapia, dependiendo de la zona a tratar y la meta planteada. Esta no es una ciencia exacta, por lo tanto los resultados pueden variar según el paciente. Después de la quinta sesión se puede notar una mejoría general en el área tratada y entre la octava y décima semana se podrá notar que el área está firme. El tratamiento puede demorarse aproximadamente quince minutos por área y se realiza una o dos veces a la semana.