Hilos Magicos

page2_img1

Hilos mágicos

Los hilos tensores, llamados también “hilos mágicos” estimulan los tejidos creando nuevo colágeno y fibroblastos, regeneran la piel y tensan el tejido para CORREGIR la flacidez. Es un tratamiento efectivo, rápido e indoloro.

La verdadera innovación es crear un tejido propio de soporte por efecto biológico Los hilos tensores son hilos suspensorios de Polidioxanona (PDO), totalmente compatibles, reabsorbibles, seguros y con resultados duraderos. La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados, el Polidioxano, crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.

INDICACIONES

Está indicado para personas a partir de los 35 años, que inicien los primeros signos de flacidez facial, para reafirmar y retensar las estructuras internas de la piel o bien como tratamiento preventivo. Es una excelente alternativa para “prevenir”, “reparar” y “mejorar” la flacidez gravitacional, además de retrasar durante algunos años un lifting quirúrgico.

PROCEDIMIENTO

Tras determinar las áreas faciales a tratar y en tan sólo unos 30 minutos, el especialista introduce los mini hilos tensores bajo la dermis. La técnica es totalmente individualizada para cada paciente dependiendo de la edad, la fisonomía y el grado de flacidez, pero en una sesión estándar se suelen insertar entre 10 y 20 hilos por zona a tratar. El procedimiento es fácil, rápido e indoloro. Una vez colocados los hilos, éstos se anclan en el tejido produciendo una pequeña lesión tisular que provoca la creación de tejido de soporte a base de colágeno y fibroblastos. Una vez introducidos traccionan y estimulan la estructura del tejido reactivando la red de colágeno de la piel. No se detectan ni a la palpación ni a la vista. El procedimiento requiere de habilidad, experiencia y conocimientos médicos específicos, por lo que debe ser realizado por un profesional formado en la técnica. Los hilos mágicos se pueden combinar con otros tratamientos de rejuvenecimiento facial exceptuando la radiofrecuencia.

VENTAJAS

• Rejuvenecen desde adentro hacia afuera estimulando la piel para crear nuevo colágeno y fibroblastos. El resultado es una piel más elástica y brillante.
• Sin apenas sangrado y sin cicatrices, los hilos de PDO no presentan artefactos de anclaje, ni tienen que ser suturados.
• Son reabsorbibles y biocompatibles, sin rechazos ni procesos alérgicos.
• El procedimiento es rápido e indoloro y tiene una duración de 20 a 30 minutos, y el paciente puede incorporarse a su vida habitual de forma inmediata.

RESULTADOS

Los resultados son progresivos y naturales, en armonía con la fisonomía del paciente. A las tres semanas se pueden apreciar los efectos, aunque no es hasta los tres meses cuando el tratamiento alcanza su punto álgido. El resultado tiene una duración de hasta 12 meses. El rostro adquiere un aspecto más descansado, sin cambios artificiales.

REFECTOS SECUNDARIOS

Pueden aparecer hematomas, consecuencia de la infiltración, que suelen ser transitorios. Es importante no exponerse al sol con los hematomas porque podría permanecer una sombra en la zona. Puede aparecer enrojecimiento transitorio o edema en la zona tratada. Se debe evitar la exposición solar durante el tiempo en que se está realizando el tratamiento para evitar híper pigmentaciones en la piel. Los pacientes pueden incorporarse inmediatamente a su actividad habitual. No se necesita hacer test previo.

CONTRAINDICACIONES

• Si la paciente presenta infección en la piel, problemas de coagulación o enfermedades autoinmunes.
• Si se coloca sobre una zona con implante de hialurónicos reciente (se observa una gran inflamación).
• A las pacientes con “pánico” a las agujas. Se recomienda que realicen otros tratamientos alternativos. No recomendamos realizar ningún tratamiento en pacientes embarazadas o en periodo de lactancia.